Beneficios de Consumir en dosis moderadas Riesgos de Consumir en dosis elevadas
El consumo moderado de vino disminuye el riesgo de mortalidad por cardiopatías a la mitad. Destruye el hígado, puede ocasionar cirrosis hepática.
Mejora el flujo sanguíneo y la vasodilatación impidiendo la oxidación del colesterol “malo” Es un factor de riesgo de mortalidad
Posee una acción antioxidante previniendo la aparición de ciertos tipos de cánceres y ralentizando la aparición de Alzheimer Aumenta el riesgo de desarrollas úlceras y gastritis
Previene la pérdida de masa ósea en mujeres postmenopáusicas. Daña el cerebro ocasionando daños irreversibles
Aumenta el colesterol “bueno” (HDL) en la sangre e impide el depósito de grasa en las paredes de las arterias, disminuyendo el riesgo de infarto cardíaco y cerebral. Disminuye las facultades físicas y mentales. Un contenido de 0,5 g de alcohol por litro de sangre reduce peligrosamente la habilidad para conducir un automóvil.

Recomendaciones

Para una persona sana, no sometida a ningún tipo de medicación, recomiendan unos dos o tres vasos de vino diarios (10-30 g/día) ingeridos durante la comida y siempre eligiendo vinos con denominación de origen que garanticen calidad.

Las mujeres embarazadas deben evitar el consumo de alcohol. Beber durante el embarazo, aunque la cantidad de alcohol sea mínima, puede ser perjudicial para el feto.

Los niños no deben tomar vino ya que el hígado aún no posee la cantidad de enzimas necesarias para su correcto metabolismo.

Recomendaciones para tu residuo

Una vez que hayas disfrutado el vino: Retira el corcho o tapa rosca, lava tu botella y deposítala en contenedores de color verde en supermercados o en centros de acopio de tu comuna. El Reciclaje de vidrio es uno de los materiales que permiten reutilizar una gran parte del material desechado, de ahí su importancia.

Una curiosidad sobre el reciclaje de las botellas de vidrio, es que este se separa y clasifica por el color del mismo. Generalmente en tres grupos, verde, ámbar y transparente. En algunos casos, las botellas se recuperan por completo, sin tener que reciclar. Únicamente se lavan y se tratan con productos químicos para eliminar cualquier impureza.

En el caso que el vidrio se deba de tratar, este se tritura y se funde con arena, hidróxido de sodio y caliza para fabricar nuevos productos que tendrán idénticas propiedades.